Mitos de la astrología: Soy un signo, pero qué pasa con los once estantes.


Es parte del imaginario colectivo reconocer las características del signo solar y definir rasgos de la personalidad a partir de este signo. Si bien el signo solar es aquel que gobierna nuestra conciencia de nosotros mismos y la manera en que creamos, entre otros rasgos, hemos asociado nuestra forma de ser únicamente a este signo. Pero, qué pensarías si te dijera que somos los doce signos y que en diferentes áreas de nuestra vida están operando todos los signos y que conocer cómo funcionan y dónde tenemos una posibilidad de hacernos conscientes del potencial y límites presentes en cada área de la vida.


En principio, debemos empezar por la simple idea de que la astrología y la psicología pueden ir juntas. En sus inicios la astrología tenía fuertes preguntas psicológicas tales como: qué tipo de experiencias son universales al ser humano y cómo afrontamos y vivimos esas experiencias y le damos un tinte particular. Así, los astrólogos de antaño esbozaron diversas áreas o dimensiones de la vida por las que todos los seres humanos debemos pasar como lo son: la construcción del ego o personalidad, el hogar, la relación con la familia y el linaje, el cambio, la espiritualidad, la comunicación, la expresión, la pareja, la salud, el trabajo…entre otros. Si bien estas características están plasmadas en cada signo, y cada signo es una especie de maestro de ellas, puntualmente cada una de estas esferas de la vida tiene un lugar dentro de la carta natal, un espacio, un dominio propio, al cual se llama técnicamente las casas.


Y así como en un barrio hay la casa de la familia Pérez, donde se hacen de vez en vez parrandas, o la casa de la familia Rodríguez, donde se reúnen los niños a jugar, las casas en astrología son espacios simbólicos donde podemos puntalmente ver aquellas dimensiones de la vida universales. Hay la casa del trabajo, del cambio, de la espiritualidad, de la pareja, de la familia…y cada una de ellas está siendo habitada por un signo. Tenemos entonces usualmente doce casas con doce signos y cada una de estas combinaciones nos indica ese tinte único y personal que cada quien le aporta a esa faceta de la vida.


No todos tenemos en las mismas casas los mismos signos, de hecho son muy variables pues esto depende de nuestra hora, con minutos y segundos de nacimiento, lo cual marca nuestro signo ascendente y este a su vez, la organización de los signos y casas en el mapa astral.


Si eres virgo de sol (o sea naciste en el mes de virgo), vives como virgo una determinada faceta de tu vida, y si tienes como ascendente al signo de acuario (el onceavo signo), este estará visitando la casa uno. Si miráramos qué sucede en la casa 4, la de la familia y el hogar, tendrías allí a tauro, lo cual significaría que tu familia es abundante, te ha proveído de recursos materiales para emprender camino, pero a la vez es un reto a tu comodidad salir de lo conocido, o del hogar materno al mundo y allí se genera un gran apego (tauro es un signo asociado a la comodidad y a la prosperidad material y todos lo tenemos en algún lugar o casa de la carta), y tienes a los restantes once signos gobernando en otras esferas, en el trabajo, por ejemplo tendrías a cáncer, signo asociado a la familia y al hogar, lo cual indicaría una tendencia a trabajar con la familia o en empresa familiar y a preferir estar en casa antes de salir al mundo laboral. Cáncer también es un signo maternal y sensible, lo cual nos habla de cómo puede vivir esta persona su trabajo diario (todos tenemos a cáncer en algún lugar de la carta).


Así funciona, un signo llega a una casa, la habita y a veces puede sentirse cómodo y otras no. Algunas veces planeta retos y otras aporta un potencial increíble.

El curso de Interpreta tu carta astral te dará herramientas para ir develando e interpretando casa a casa, es decir, área a área de tu vida, el signo que hay allí y cómo puedes llevar a su potencial esta energía. Usualmente esta energía es inconsciente, es decir opera en nuestra vida sin que estemos atentos. Ahora, cuando tenemos atención, podemos mejorar, pulir y llevar a su máxima expresión cada una de estas energías, a la par de ir teniendo claridad sobre aquellos aprendizajes y retos que vivimos cotidianamente en nuestras relaciones de pareja, amistades, trabajo, espiritualidad…



Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

LA CASA DE LOS ÁNGELES 

Almacén:

C:C Santafe  local 3-23 plaza ecuador

Teléfono : 7034351 

Escuela de angeles :

Carrera 49B No. 93- 78, Barrio La Castellana

Teléfono : 466 0661- 313 410 3572

Bogotá- Colombia 

© 2016 marca registrada La Casa de Los Ángeles Ltda.